Juan De Freitas, perfecto coralista

Juan De Freitas nació en la década de los 50 en Caracas. Su madre venezolana, de San Felipe y su padre portugués, inculcaron en él la sensibilidad a la música desde muy temprano. Juan aprendió a apreciar desde la música venezolana hasta los fados portugueses, pasando también por la música clásica. Ese ambiente tranquilo de su casa en Caracas se complementaría con las visitas que hacía frecuentemente a Yaracuy para compartir con su muy numerosa familia materna. Así, Juan y sus hermanos crecieron con la riqueza de los dos mundos de donde provenían sus padres.

Juan De Freitas
En su graduación de Arte en Diseño Escénico 1985

En el colegio le había atraído más el teatro que la música y cuando Juan comenzó sus estudios de Arquitectura en la Universidad Simón Bolívar, quiso entrar al Grupo de Teatro, pero por suerte (para nosotros) los horarios coincidían con sus clases. Un tiempo después al ver un cartel en la cafetería de Básico II, llamando a cantar en la coral dirigida por el Maestro Alberto Grau, comenzaba la historia de Juan en aquella CUSIB de los años 70. Juan ya había sido hechizado por el Maestro y su Schola Cantorum de Caracas durante algún concierto al que asistió.

Unos años después y siguiendo su inclinación a las artes, se fue a estudiar la carrera de Arte (Fine Arts) en Diseño Escénico para Teatro, Cine y Televisión. Estudió en los Estados Unidos y a su regreso a Venezuela comenzó primero en la labor docente en la Escuela de Artes Escénicas “César Rengifo” (CONAC). Así comenzó a disfrutar de ese mundo del teatro que tanto le atraía. Complementaría la actividad docente con el diseño de la escenografía para diversos montajes teatrales y también la dirección de arte y escenografía de varios comerciales.  

Juan De Freitas, Raimundo Mussa y Marianna Caleca
Con Marianna Caleca y Raimundo Mussa 1982

Por un tema circunstancial, Juan comenzó a hacer carrera de escenografía en la televisión. Primero, durante unos años en Venevisión y luego en Televen, acumulando más de treinta años de experiencia en ese campo. Juan vivió la gloria de las grandes producciones de novelas y comedias y también su declive, sin perder el optimismo. Siempre hay muchas cosas por hacer aunque la situación haya cambiado y Juan sigue allí “al pie de cañón”.  Explica que la escenografía consiste en recrear una realidad y que el escenógrafo debe ser un profesional integral con conocimientos de iluminación, vestuario y dirección de escena, entre otros. Seguramente los niveles de excelencia que alcanzó en la CUSIB y el trabajo en equipo fueron enseñanzas fundamentales para su actividad profesional. 

Con Mirady Sebastiani y Víctor Vázquez (Años 90)

Pero volvamos al tema de Juan y las corales de la USB … Fue integrante de la CUSIB entre 1972 y 1977. También formó parte de las filas de la Schola Cantorum durante varios años, el Maestro Grau no iba a perder la oportunidad de reclutar a un coralista tan valioso. Además, fue uno de los fundadores de la Coral Ave Fénix en el año 2003. Participó en la primera gira internacional de esta coral en el Festival Cantapueblo en noviembre de 2006, en la ciudad de Mendoza, Argentina. Además participó en la grabación del disco de “Antología del Madrigal Venezolano” de la Schola Cantorum y el CD “Cantares del Ave Fénix”. Como recuerdo vívido de la primera gira de Ave Fénix resaltan su compañerismo y la importancia de contar con su voz de bajo cuando una parte de la cuerda, que ya eran pocos, estaba acompañando al coro con los instrumentos. En varias ocasiones a Juan le tocó cantar como solista en la cuerda de un solo bajo. 

Juan De Freitas con Mercedes Narciso
Juan De Freitas con Mercedes Narciso 1982

Juan o “Juancito” como le dicen algunos, es un gran amigo y un coralista impecable: amable, generoso, respetuoso con sus compañeros coralistas y sus Maestros, estudioso y además con una hermosa voz de barítono que nunca destaca por encima de su cuerda. Podemos decir que es el coralista PERFECTO, aunque la humildad también es una de sus virtudes, de tal manera que ciertamente él no se ve así. Juan inspira en los maestros y en sus compañeros una gran confianza. Se sabe que si está allí la cuerda no fallará. Esa es su gran virtud, estar siempre presente, como amigo y como coralista. 

A continuación escuchen su hermoso testimonial …